• Historia y filosofía

De una forja de tornillos de mesa al desarrollo, la producción y distribución de sistemas para la construcción.


Ischebeck Philosophie
Al final del siglo 19 el penacho de humo era un símbolo de actividad

Fundada en 1881, la empresa FRIEDR.ISCHEBECK era una pequeña forja de herramientas. En 1912 se añadió un taller de fundición y se empezó ya en los años treinta con la fabricación de codales para la construcción. Siempre ha sido su incentivo inventar nuevos productos y sistemas, que mejoraran la eficacia en las obras, aumentaran la seguridad y la economía en el trabajo, y representaran siempre la calidad ‘Made in Germany'. El desarrollo de nuevos métodos de fabricación fue igualmente fundamental.

La base para la FRIEDR.ISCHEBECK siempre han sido los recursos humanos, colaboradores fieles en todos los niveles y un espíritu de equipo, incluso en el mundo entero, donde se ofrecen y utilizan nuestros productos.

La empresa se ha dedicado a productos para la construcción, la entibación y la geotecnia.

Todos los productos son desarrollos propios, muchos de ellos representaron en el momento de su apariencia al mercado, un paso a terrenos técnicos nuevos. Las patentes y dibujos de utilidad industrial lo demuestran. Los distintos campos han abierto un camino nuevo en el sector de la construcción representando economía, seguridad en el trabajo, fácil manejo y alta productividad en el gran campo de aplicaciones de las obras de hoy en día.

La marca registrada está internacionalmente conocida y simboliza progresividad. También es garantía de la tradición familiar, la calidad y fiabilidad de los productos en todos sus aspectos.

Nuestra fábrica está situada en Alemania, cerca de Colonia y Dusseldorf, un lugar que cuenta con un buen fondo humano de especialistas para nuestras actividades, y tiene fácil acceso a los puertos del Mar de Norte.

Más del 70% de la fabricación Alemana sale al resto del mundo, incluyendo los estados de la Unión Europea.

Las obras necesitan mucho tiempo de logística para asegurar la economía final. El concepto de nuestros productos permite tener mayor productividad para poder asegurar esa economía que se busca.